miércoles, 28 de marzo de 2012

El páramo de cristal



Como un cuerpo errante
entre las arenas del desierto
de amigos y hogar; lejos, muy lejos

Como un rayo de sol 
congelado en pleno invierno
atrapado y retenido en un fragmento de hielo

¿Cuanto tardará el hambre
en consumir tu cuerpo?
¿cuanto la sed en parar tu movimiento?

Como una mirada sincera
allá donde no ve nadie
como una verba perdida
o un nombre sin significante

Como los ojos de un ciego
apuntando a un punto distante
desenfocados infinitos y chocantes

¿Cuanto tardará el hambre 
en matar tu cuerpo?
¿cuanto soportarás la sed y la falta de alimento?

como observador impotente
de esta situación dolorosa
observo como la hormiga 
que fue traída entre las rosas
deambula sin sentido
en su propio laberinto

llana y transparente,
invisible marca el cerco
una mesa para gentes,
sobre la cual un florero
¿dónde estan tus parientes
pequeño extranjero?

aqui solo hallarás muerte,
maldito sea el jardinero
que inconscientemente
te forzó a hacer de este tu lecho:
la consulta de un médico
que salvando vidas ajenas
sin saberlo por adornos,
condenó la de una obrera.

¿Cuanto tardará el hambre
en dar muerte a tu cuerpo?
¿cuanto yo en olvidarte
si no escribiera tus lamentos?